Una reflexión para el Día de Expiación

por | Sep 18, 2018 | Artículos

Esta tarde al anochecer comienza Yom Kippur o el Día de Expiación hasta mañana al anochecer. Considerado por la comunidad judía como el más solemne de los días sagrados en el calendario bíblico, el Día de Expiación es uno de ayuno, humillación y arrepentimiento delante de Dios, con la expectación de recibir perdón por los pecados. Con eso en mente, a continuación les presento una porción tomada del capítulo siete del libro The Gospel of Christ Crucified («El Evangelio de Cristo Crucificado») escrito por nuestro amigo John Harrigan, donde menciona varias cosas muy importantes acerca del Día de Expiación. Los invito a que reflexionen en estas cosas y pidamos al Señor que perdone nuestros pecados y nos purifique «a fin de que El afirme [nuestros] corazones irreprensibles en santidad delante de nuestro Dios y Padre, en la venida de nuestro Señor Jesús con todos Sus santos» (1 Tes. 3:13).

———

Íntimamente relacionado con el calendario, el sistema de sacrificios estaba en el corazón de la vida judía. La creación de Israel como nación se basó en un sacrificio de ratificación (véase Éx 24:4-8), y su continua rectitud dependía de su fidelidad al sistema de sacrificios (véase Éx 29:38-42; Lev 1-7; Núm. 28-29). Los sacrificios se ofrecían «día por día» (Éx 29:38, Núm. 28:3, ver Dan 12:11, Heb 7:27, 10:11), «mañana y tarde» (1 Cr. 16:40; 2 Cr. 13:11; Esdras 3:3), en el día de reposo (Lev 23:38; Núm. 28:9-10; Eze 46:4), en las lunas nuevas (Núm 10:10; 28:11-15; 2 Cr. 31:3), y en todas las fiestas anuales (Éx 23:18, 34:25, Lev 23:37, Núm. 29:39). Por lo tanto, los sacrificios se expresaban en el calendario como un todo, como se resume más adelante en las narraciones del Antiguo Testamento (véase 1 Cr 23:31; 2 Cr 2:4; 8:13; 31:3; Esdras 3:5; Neh 10:33) y en los profetas (véase Isa 1:13, Eze 45:17):

1º Crónicas 23.30–31 Debían estar presentes cada mañana para dar gracias y para alabar al Señor, y asimismo por la noche, para ofrecer todos los holocaustos al Señor todos los días de reposo, las lunas nuevas y las fiestas señaladas según el número fijado por la ordenanza que las prescribe, continuamente delante del Señor.

2º Crónicas 2.4 “Voy a edificar una casa al nombre del Señor mi Dios, para consagrársela, para quemar incienso aromático delante de El, para colocar continuamente los panes de la proposición y para ofrecer holocaustos por la mañana y por la tarde, en los días de reposo, en las lunas nuevas y en las fiestas señaladas del Señor nuestro Dios; esto será ordenanza perpetua en Israel.

Nehemías 10.32–33 Además, nos imponemos la obligación de contribuir con un tercio de un siclo al año para el servicio de la casa de nuestro Dios: para los panes de la proposición y la ofrenda continua de cereal; para el holocausto continuo, los días de reposo, las lunas nuevas y las fiestas señaladas; para las cosas sagradas, para las ofrendas por el pecado para hacer expiación por Israel y para toda la obra de la casa de nuestro Dios.

El calendario y los sacrificios eran por lo tanto dos caras de la misma moneda devocional, por así decirlo, y todo culminaba en el Día de Expiación o Yom Kippur (Heb. Yôm hakkippurîm; véase Ex. 30:10; Lev 16:29-34; 23:26-32; Núm. 29:7-11). El Día de Expiación es el décimo y último día de los «días sagrados», que sigue a la celebración del Año Nuevo o Rosh Hashaná (Heb. Rō’š haššānâ; Eze 40:1; véase Lev 23:24; Núm. 29:1). El Día de Expiación era «el día más importante en el calendario religioso de Israel», y hasta la fecha sigue siendo el más elevado de los días santos en el judaísmo. Conocido simplemente como «el día» o «el gran día» del último período del segundo templo, Yom Kippur es «el clímax cúltico» del año de Israel. Exige tal reverencia porque personifica todos los sacrificios hechos durante el año «para hacer expiación por el pueblo de Israel una vez en el año por todos sus pecados» (Lev 16:34).

Por lo tanto, el Año Nuevo, de acuerdo con el Sábado y las fiestas, se entiende tanto de forma protológica como escatológica, porque «Rosh Hashaná también prefigura el final de los días, el Juicio Final, cuando todas las almas aparecerán ante Dios». La tradición judía sostiene que en el principio Dios creó a Adán y Eva en Rosh Hashaná; en el antiguo Israel, los reyes eran coronados en Rosh Hashaná; y al final, Dios coronará al Mesías y juzgará a la humanidad en Rosh Hashaná.[1] El Año Nuevo se celebraba con el toque de un cuerno o trompeta (Heb. shôphār, véase Lev 23:24; Núm. 29:1). ), una tradición también proyectada escatológicamente (véase Isa 27:13, Mat 24:31, 1 Cor 15:52, 1 Tes 4:16, Ap. 11:15). Y además, según la tradición judía, Dios vendrá en Rosh Hashaná para juzgar a los vivos y a los muertos, consumando la expiación de su pueblo en Yom Kippur, y de ese modo inaugurando la Fiesta de los Tabernáculos y la morada eterna de Dios con la humanidad.[2] De esa manera tenemos un amplio patrón tipológico de sacrificios a lo largo del año que culmina en Rosh Hashaná y el Día de Expiación, que prefigura el sacrificio final del Mesías antes de la consumación del día del juicio y la era venidera.

Este enfoque tipológico del sistema de sacrificios, dentro de un marco apocalíptico, se ve en todo el Nuevo Testamento. Juan el Bautista llamó a la gente a huir de la ira venidera (ver Mt. 3:1-12, Luc 3: 1-17), declarando, «¡He aquí el Cordero de Dios, que quita los pecados del mundo! «(Juan 1:29; ver verso 36).[3] Del mismo modo, el testimonio apostólico generalmente proclamaba: «Cristo nos amó y se entregó a sí mismo por nosotros, una ofrenda y sacrificio fragante a Dios» (Efe 5:2). De hecho, cada referencia a «la sangre de Cristo» (1 Cor 10:16, Efe 2:13, Heb 9:14, 1 Ped 1:19, ver 1 Cor 11:27, Heb 10:19; 1 Juan 1:7; Apo 7:14; 12:11) es una referencia a sacrificios.[4] Y la predicación del «perdón de los pecados» en Jesús (ver Hechos 2:38; 5:31; 10:43; 13:38; 26:18) asume una interpretación sacrificial, porque «sin derramamiento de sangre no hay perdón de pecados» (Heb 9:22).


[1] Vea Hammer, Entering the High Holy Days, pp. 2-6. En las páginas 4-5, Hammer cita a Moshe Segal (“The Religion of Israel Before Sinai,” Jewish Quarterly Review 52 [1963]: 242):

Tres principios, la creación del mundo en el Año Nuevo, la manifestación del reinado de Dios sobre el mundo en el Año Nuevo, y el juicio del mundo por Dios en el Año Nuevo. . . Ya se proclaman juntos en una serie de salmos litúrgicos que forman un grupo distinto marcado por una estrecha afinidad de tono, de lenguaje y de pensamiento. Estas son las canciones alegres y triunfantes contenidas en los Salmos 95-100, a las cuales pertenecen también el Salmo 93 y la primera parte del Salmo 94. Los pensamientos constantemente recurrentes en estas bellas canciones son Dios como creador, Dios como Rey, Dios como juez.

[2] «Se cree que ‘En Rosh Hashaná, todos los habitantes del mundo pasarán ante Dios [en juicio] como un rebaño de ovejas’ (M.R.H. 1:2). Todos son juzgados en Rosh Hashaná, y el veredicto está sellado en Yom Kippur [T. Rosh Hashaná 1.13]. Los dignos están escritos en el Libro de la Vida, los indignos son borrados (véase Éx 32: 32-33) o inscritos en un Libro de la Muerte» (Zuesse, «Rosh Hashaná», 45).

[3] Si el «cordero» aquí y en otras partes del NT es en referencia al «cordero pascual» (Mar 14:12, Lucas 22:7, 1 Cor 5: 7) o al sacrificio general de corderos en el sistema de sacrificios (véase Ex. 29:38-42; Lev 3:7-11; 4:32-35; 5:6s; Núm. 28:3-8) es inconsecuente ya que el calendario estaba inextricablemente ligado al sistema de sacrificios, y ambos están relacionados a la historia redentora como un todo.

[4] Ver también «su sangre» (Rom 3:25, 5:9, Efe 1:7, Heb 9:12, 13:12, 1 Ped 1:2, Apo 1:5, ver Col. 1:20; Rev. 5:9).

Henry Bruno

Henry Bruno

Coordinador y maestro

Henry es un discípulo de Jesús, esposo de Aneliz y padre de cuatro hijas y un hijo. Ha dedicado su vida a hacer otros discípulos que estén firmes en el evangelio y preparados para recibir a Jesús de los cielos al perseverar en fe, esperanza y amor hasta el fin del siglo. Esto lo ha llevado a visitar más de 10 países y a vivir en cuatro de ellos, incluyendo en el Medio Oriente y Asia Oriental. Actualmente se encuentra en su país Puerto Rico donde lidera El Camino, una naciente comunidad de creyentes. Pueden contactarlo a [email protected]